La presa del día

Publicado: 31 mayo, 2007 en De fantasía, Relatos
Etiquetas:, ,

Los hombres han salido como siempre antes del alba en busca de la presa del día, ese pez enorme que enseñar a la familia y compartir en una buena mesa.

El mar está tranquilo.

En una pequeña barca los hombres esperan pacientes a que algún pez caiga en el cebo de sus cañas.

Por momento ha habido poca suerte. Ninguno ha picado, parece como si el caladero estuviera vacío.

Era extraño, estaban en un lugar donde siempre había buena pescar.

Ambos se dijeron que era cuestión de seguir intentándolo. Tal vez los peces siguieran durmiendo.

De repente un pez enorme parecía haber comido el cebo del más joven de los hombres.

Este contento tira del sedal pero es incapaz de moverlo un ápice. Debía ser enorme. Le pide ayuda a su compañero, pero aún ambos no daban hecho nada.

El mar se había agitado.

Algo raro estaba pasando.

Un espeluznante sonido les asustó.

De repente el amar se abrió y sus ojos incrédulos no creían ver lo que tenían delante.

¡Un dragón!

No podía ser.

Pero no era sólo uno, al tiempo más emergieron del mar y enseñaron unas alas que empezaron a  batir para volar.

Pronto el cielo y el mar estaba plagado de dragones.

Lo más terrífico sin embargo era aquel que ambos creían presa de sus redes que les miraba fijamente como en busca de venganza.

La presa del día

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s