En el andén

Publicado: 25 junio, 2008 en Descriptivos, Relatos
Etiquetas:, ,

A estas horas tan sólo unas pocas personas esperamos a coger el tren. La mayoría permanecen sentadas pacientes en los bancos, alguna incluso dormida, pero yo estoy de pie, intranquilo y nervioso por dos cosas, primero porque nunca me ha gustado esperar y, segundo, porque deseo marcharme lo antes posible de esta maldita ciudad. Me había equivocado viniendo, aquello que buscaba al venir no se había cumplido y ahora quería estar lejos de allí, lo antes posible.

Por lo menos tengo un consuelo, el no haber desistido, en perseguir lo que soñaba, en arriesgarme, eso en lo que siempre he fallado. Me ha salido mal, me han roto el corazón pero, al menos, no me lo he hecho trizas yo solo.

¡Qué diferente es todo ahora! La primera vez que vi esta estación me pareció incluso bonita. Es grande y espaciosa, no muy antigua, con suficientes bancos para no tener que estar esperando todo el tiempo de pie. Cuando llegué a esta ciudad y baje del tren en esta estación el mundo parecía estar lleno de luz, relucían sus paredes y el bullicio de la gente le daba una gran vida.

Ahora no es así, ahora está sombría, ahora todo es más triste, más silencioso, menos atrayente.

Quizás sea cosa de la hora, que es bien distinta, o quizás sea mi impresión debido a cómo voy. Roto como estoy no debería intentar juzgar la apariencia de ningún lugar.

El tren debe estar llegando. Al menos la hora de llegada se acerca.

La gente está tranquila y yo estoy deseando partir.

Me siento muy solo, muy pequeño, necesito llegar a mi casa, a mi refugio, sentirme apoyado.

¿Cuánto me va a durar esta sensación?

Una voz se oye lejana. Por un momento me ha dado la sensación de que me han llamado pero se distorsiona con el ruido del tren llegando.

Cojo mis cosas, en cuanto abran las puertas entraré y podré irme.

El ruido del tren ensordece los pocos sonidos que podría haber en la estación. El tren se aproxima, por fin, a mi altura.

De repente noto el contacto de algo en mi hombro. Me doy la vuelta para mirar. Me quedo sorprendido. No me esperaba ver lo que veo y menos ahora que ya me voy.

En el andén

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s