Ella solía ser mía

Publicado: 7 noviembre, 2016 en Descriptivos, Relatos
Etiquetas:, ,

Este lugar ya no es igual, ya no rezuma ese aroma dulce que tenía entonces.

De vez en cuando los clientes me preguntan por ella, porque ella se hacía querer, pues aún con todos sus fallos nunca dejaba de intentar hacerlo cada día un poco mejor y, tampoco, de ofrecer su sonrisa a cualquiera que le hablase.

Ella era muy dura consigo mismo y la tristeza le invadía muchas veces sus ojos pero aquello era lo que más atraía de ella, esa causa de tristeza de la que nadie sabía su origen.

Me acuerdo de ella mientras que noto la cafetería vacía, recuerdo que ella solía ser mía, que fue la razón que me alegraba el día y no puedo evitar sentir pena, la pena de que me falte ahora, la pena de no saber cómo llenar su hueco.

Suspiro, no puedo aguantarlo más, pero no sé dónde está, se fue sin decir nada, tal cual cómo llegó, como el misterio que siempre fue.

Me pongo a la faena y de vez en cuando miro la cristalera, aún sigo esperando verla entrar algún día de nuevo.

ella-solia-ser-mia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s