La vida cuesta

No es sencillo, quizás sea lo más difícil de aceptar, saber que, tantas veces, lo que te hace daño es lo que más puedes desear.

Nos pasamos media vida persiguiendo cosas que no merecen la pena, a personas que nos hacen daño, situaciones que son imposibles pero nos empeñamos en creer que no lo son.

Cuesta confiar en el corazón cuando tantas veces te ha dejado tirado, cuesta abandonar aquello que siempre has estado buscando, dejar atrás el amor cuando aparece arrepentido en tu portal, por más que tú lo intentes dar de lado.

Supongo que es difícil que me creas tan sólo por lo que puedes ver, al final las cosas importantes son en las que se puede confiar sin tener que verlas.

¿Cómo puedo hacer que vuelvas si ayer renuncie al amor? Demasiadas heridas que no han caído en el olvido, demasiadas malas experiencias que no pueden disimularse entre tus ropas tiradas en el suelo.

La vida cuesta… aun sabiendo porqué.

Anuncios

Un comentario en “La vida cuesta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s