Archivos de la categoría ‘Descriptivos’

Calcetines

Publicado: 17 septiembre, 2017 en Descriptivos, Relatos
Etiquetas:, ,

Lo observa otra vez bien. No hay remedio, se ha vuelto a poner calcetines desparejados. No es que se equivoque, lo hace aposta. Yo se los dejo equivocados, el los mezcla, dice que mezclar está bien y no puedo hacer otra cosa que sonreír.

Él no está equivocado, los demás no lo hacen bien, tiene una forma diferente de ver el mundo y no seré yo quien le diga que no está bien. Me encanta que sea fuerte, que me de esos abrazos grandes, que me haga preguntas, que me haga más fuerte al ver de lo que es capaz, el que hace que cuando me enfado con él se me pase pronto, porque enfadarse con él no está bien.

Es mi mayor tesoro, mi mayor regalo, lo único más importante que mi propio ser. Es el fruto de mi corazón, mi gran legado que nunca me para de sorprender.

¡Qué demonios! Dejaré que lleve los calcetines desparejados, poco importante es eso cuando veo la clase de persona que va a ser.

Decide, mi pequeño, siempre lo que quieres ser, no dejes que nadie te diga que estás equivocado, corre de esa forma tan tuya, persigue tus sueños y no los dejes nunca de creer. No te quedes callado, sigue cantando, dame esa mano y nunca dejes de soñar.

 

Anuncios

Hijas del cierzo

Publicado: 13 septiembre, 2017 en Descriptivos, Relatos
Etiquetas:, ,

En aquella región perdida del mundo, más allá de ningún lugar en el que antes estuviera, muy lejos de mi tierra natal, allá donde canta el acento de los que remontan mil ríos y el océano atlántico, cerca de los pirineos, por donde pasa el Ebro, me encontré con las hijas del cierzo, un vendaval que me arrastró a vivir la aventura que me cambiaría, llegar mucho más lejos que en cualquier otro tiempo.

En aquella ciudad me encontré con una mirada desafiante que portaba un corazón de león en el pecho y lo supe desde que la vi, empezaba el partido más importante que había vivido hasta el momento.

Ella un huracán, me arrastraba con sus sueños, como ese viento fuerte y racheado que me revolvía el pelo. Yo con mi curiosidad y esa forma de mirar, según ella, siempre fui su misterio a descifrar, una gran razón para invertir su tiempo.

No importan las distancias, lo que está en juego es mucho más importante y ahora llego de nuevo a esta estación, esta vez en esta mi tierra, esa que durante milenios resiste al tiempo, esperando que llegue el huracán de pelo rizo y moreno que todo cambiará, no solo a mí, sino a este lugar, que para siempre será nuestro.

Me traes alegría

Publicado: 9 septiembre, 2017 en Descriptivos, Relatos
Etiquetas:, ,

He estado pensando en todas las cosas que vivimos juntos, en toda esa locura de historia que un día tuvimos los dos y al final he tenido que sonreír, porque lo cierto es que me traes alegría, mucha más que tristeza, me traes locura a una vida que, por otra parte, siempre estuvo falta de ellos, me traes muchas cosas que siempre me faltaron y me ayudas a ser más fuerte, a ser más valiente, a ser mejor persona, a ser todo aquello que siempre quise ser, porque tú eres parte del sueño que quise siempre para esta vida y, por ello, pase lo que pase, cada vez que piense en ti tendré que sonreír.

Quizás nos encontramos para después tener que olvidarnos, quizás este estallido de emociones que acabamos de vivir no nos deje ser ya los mismos y, con todo, no me arrepiento de todo lo que hemos vivido, porque a su manera fue perfecto, porque deja en mí un regusto dulce por encima de la amargura.

Ahora que terminamos con el dolor, ahora que terminamos con la felicidad, se puede ver claro lo que realmente fuimos el uno para el otro. Sonríe, porque fuiste todo para mí. Sonrío porque para mí siempre fuiste único.

No, no volverá a pasar, no volverás a utilizarme ni me volverás a tratar como una tonta. Tuve que cargar con la culpa de lo que tú hiciste, porque yo creía en ti y me había enamorado como una tonta y tú te aprovechaste, fuiste la pardilla que necesitaba para ejecutar sus planes y te reíste delante de mí, sin arrepentimientos y con una mirada que lo resumía todo.

Pero no, ya no existe esa persona a la que utilizaste, ahora soy otra mujer, una mucho más lista, mucho más despiadada, una que pasó por un purgatorio que no tenía que ser el suyo, y que viene en busca de su venganza, de su fría y dulce venganza, para dejarte en el lugar que mereces, para cobrar la justicia que el mundo no supo ver.

Tengo una lista llena de errores que arreglar y tu nombre figura el primero y en mayúscula en esa lista. No tienes escapatoria, ha llegado la hora de que pagues por todo el mal que un día me infligiste.

Mira lo que me hiciste hacer, mira en lo que me convertiste y míralo bien porque, quizás, sea lo último que vayas a ver en tu vida.

No, no es un aviso, es sencillamente el futuro que te espera.

Perdiendo días

Publicado: 3 septiembre, 2017 en Descriptivos, Relatos
Etiquetas:, ,

Ya no soy el de antes, ya no soy ese joven que creía en todos los sueños posibles y quería conquistar cada uno de ellos hasta lograrlos todos. No, ya no soy esa persona y tampoco tengo su energía. En cambio, tengo un montón de cicatrices por todo mi cuerpo que atestiguan todo lo que traté de hacer y me siento cansado, aunque también orgulloso, y recuerdo con cariño cada loco sueño que trate de hacer realidad.

Ahora en un parpadeo continuo perdiendo días que antes duraban una vida entera, sintiendo que el tiempo ya no se siente igual que antes, sintiendo como la vida me empuja a ser diferente, no sé si mejor o peor, pero desde luego, no el mismo.

Ya no sé cómo verme, sigo sintiendo como la grandeza se desliza a mi lado y yo sigo siendo pequeño pero, no obstante, he aprendido que los pequeños momentos son los que definen una vida y que no se es grande por las muchas cosas que puedas llegar a hacer, sino por esos instantes en los que eres capaz de ser todo para alguien.

Solía pensar que tendría muchas cosas y que todo sería diferente y, con todo, sé que lo que ahora vivo es un regalo, porque hace ya tiempo atrás que no creía que llegaría a tener tanto y, por eso, cada día puedo seguir sonriendo a mi reflejo en el espejo.

Si nunca me alejo

Publicado: 2 septiembre, 2017 en Descriptivos, Relatos
Etiquetas:, ,

Me he equivocado con alguien, creía ver en esa persona a alguien que no era, quizás me engañó ella a mí, simulando ser algo que no era. Supongo que cualquiera de las versiones es posible, que pudo pasar cualquier cosa, porque a veces soñamos tanto con algo que queremos verlo en todos los sitios y, porque, en muchas ocasiones, las personas no son, para nada, lo que aparentan ser.

Si nunca me alejo no sabré si realmente voy por el camino adecuado pero, si me alejo demasiado y me pierdo, necesito que alguien me traiga de vuelta al sendero correcto.

Es cierto lo que dicen, lo que no te mata, te hará más fuerte. En esta vida vamos aprendiendo de nuestros errores y de nuestras decisiones que acabaron mal.

Mientras tenga donde dormir y algo que comer puedo seguir sintiéndome dichoso pero, los humanos no somos así, siempre voy a querer algo más y es ese algo el que más me hace sufrir.

¿Seré de encontrar lo que siempre he querido o voy a seguir encontrándome con falsas esperanzas?

Así me siento pero no te equivoques porque, aunque parezca imposible, soy también lo suficientemente fuerte para no darme nunca por vencido.