Laberintos

Me pregunto dónde están las respuestas a todas las preguntas, cómo se sale del lío que tenemos en nuestra cabeza, en dónde se encuentra la salida de este laberinto de sentimientos que somos los dos, de todas estas ocasiones que, perdidas, se han marchado al fin del mundo para escapar de la realidad que sabemos que les espera.

No tenemos respuestas para nuestras preguntas, sólo existe un universo que es un mar de dudas, un mundo en el que siempre permanecemos disipados, cómo un pequeño grano de arena en medio de la mayor playa del universo.

No, no somos muertos vivientes, no somos esclavos, tan sólo somos humanos que buscan respuestas en un mundo que parece estar lleno de preguntas.

El amor, la felicidad, la pasión… viven todos en los laberintos de nuestra imaginación, esos en los que nos perdimos sin remisión, buscando y buscando, sin remisión, porque nuestro corazón se niega a aceptar otra cosa que no sea nuestro amor.

Residimos bajo la bandera del ahora o nunca, así que corremos y corremos para que nos la ondeen en esa meta que tanto se resiste…

Anuncios

Cada vez

He cambiado mucho y he cambiado para mejor. No siempre he entendido como iba este juego llamado la vida y me he estrellado contra los límites que yo mismo me puse, no obstante, esa es parte de la lección, fallar para poder aprender y hacerlo mejor la siguiente vez.

Cada vez que me levanto entiendo que tengo una nueva oportunidad para hacerlo algo mejor de lo que lo hice el día anterior y, así, puedo encarar con ilusión el trabajo que me da la llegada de cada nuevo amanecer.

Por fin he entendido lo que quiero y qué, para conseguirlo, no me vale con pedirlo, tengo que avanzar hacia a ello, así que no me quedaré quieto nunca más, avanzaré, ya sea a pasos grandes o pequeños, nunca me detendré, hasta llegar a ser todo lo que quiero.

No se puede huir de lo que uno lleva dentro, hay que aprender a aceptarlo y a nunca desistir en el empeño de encontrar la manera de ser feliz.

Aquí estoy, enfrentándome a esa vida que pensé que era mi enemiga, comprendiendo que si no tengo aun lo que quiero, fue porque, hasta ahora, estaba lleno de miedos.

Quiero volver

Pues no, no quiero, no espero que esto termine. Sí, dicen que todo tiene su final pero el de esta historia éste no puede ser.

No puedo renunciar, no puedo esperar a saber qué es lo que contigo puedo hacer, necesito ahora lo que tú me das, no me vale lo que hiciste antes ni lo que puedes hacer después.

Yo sólo quiero volver y contigo desaparecer, estar contigo cada nuevo amanecer, no apartarme de aquello que me haces ser, de ese sentimiento que me haces tener, de esa sensación de que contigo todo puede ser mejor.

Ojalá que este verano dure eternamente porque esta historia no puede ser pasajera, tiene que continuar, ningún invierno la puede vencer.

Todavía no me he ido y ya quiero volver, no quiero sentir esto más, así que dime, ¿qué vamos a hacer?

Una historia diferente

Nadie le había dicho que fuera a ser fácil pero tampoco se habían imaginado que podría dar tantas vueltas la historia de su vida.

Los dos tenían distinto paso, andaban a otro ritmo y, no obstante, la vida se empeñaba en acercarlos. Cuando se dieron cuenta, se encontraron, él con su mochila a la espalda, llena de desilusiones y esperanzas que aún no había cumplido, y ella llena de angustias de viejas historias, que mucho daño le habían hecho pero muchas más cosas le enseñaron.

Así se encontraron, cuando ninguno ya creía pero el destino reservaba para ellos una historia diferente, llena de verdades aprendidas y de mentiras echadas de lado, que les llevó a conectar desde el primer día.

Fue así, sus ojos conectaron un segundo y pudieron leer que la mirada de uno al otro comprendía.

Una palabra, un saludo, una conversación inesperada, el inicio de un capítulo inesperado pero por mucho tiempo deseado.

15 minutos

¿Qué quieres saber? No necesitas dudar, tan sólo tienes que preguntar, no quiero esconderte nada, aunque con otras personas me saliera mal. Entiendo que el amor significa darlo todo desde el primer momento, nada de que dure esos 15 minutos de pasión de pieles que se encuentran.

Te miro y sé que debo decidir si quiero un poco más o me tengo que conformar, con lo que dices que me puedes dar.

No quiero arrepentirme, tampoco quiero dudar, quiero seguir mis instintos y que me salgan bien, no tener que arrepentiré de mostrar mi corazón a quién no debiera.

Dime que me vas a querer entender, que me vas a decir lo que sientes, que nunca te quedarás con nada dentro, que me darás tu verdad, porque es la única forma de encontrar lo que uno espera.

Mírame a los ojos y no me digas más, los sentimientos de verdad viven en las miradas de los que no rehuyen sus miradas.