Archivos de la categoría ‘Reflexivos’

Muchas veces me he mirado al espejo y he tenido dudas. En demasiadas ocasiones he creído que nunca podría ser algo para nadie, dudé de lo que me dijeron aquellos que me querían, los que me decían que veían fuego en mis ojos y brillantez en mi forma de pensar. Muchas veces no he creído y, no es por disculparme, me han pasado muchas cosas para que fuera así.

Pero uno tiene que saber cuándo está equivocado y en esas ocasiones lo estaba, como lo estaré en muchas otras, y, como ser inteligente que me quiero considerar, debo rectificar y empezar de nuevo a creer, en aquello que me dijeron muchas veces.

Mi padre me decía que yo era alguien especial, que podría lograr lo que quisiera, ¿por qué fallarle ahora sin darme la oportunidad de demostrar que tenía razón?

Sí, la vida es difícil, es dura, pero es así para todos, no sólo para mí y, antes que yo, ha habido mucha gente que ha tenido que luchar mucho para ser alguien, ¿Por qué habría de ser diferente para mí?

Uno es fuerte cuando no se rinde, cuando levanta la cabeza tras llevar una decepción, cuando se levanta rápido cuando cae, cuando es capaz de rectificar cuando yerra y cuando aprende de todas sus equivocaciones.

Sí, aún estoy a tiempo para ser eso que me dijeron que podía ser, aunque, quizás, siempre lo he sido y aún no he sido capaz de darme cuenta.

Cierra los ojos, deja que surja de ahí, de tu interior, en esa oscuridad autoimpuesta por ti mismo, la luz que te ha de iluminar en este camino que acabas de empezar.

¿Qué me puedes decir? ¿Escuchas algo? Tienes que sentir que eres importante, que estás ahí por algo, que eres el elegido para hacer algo que nadie más que tú podrías hacer. ¿Lo ves ya?

Siéntelo, va creciendo, va tomando forma, es el universo paralelo que tú estás creando, el lugar en el que todos tus sueños son posibles y, créeme, si eres capaz de lograr allí lo que te propones, cuando abras los ojos sabrás que eres capaz de hacerlo también.

Sigue moldeándolo, dale forma, sigue sintiendo que eres el elegido, la persona adecuada para hacer el milagro que siempre estuviste esperando, porque, ahora empiezas a darte cuenta, los milagros no se esperan, los hace uno mismo.

Has abierto los ojos, has cambiado. Lo noto yo, lo notas tú. Ahora puedes ver el mundo como es en realidad. ¿Por qué has tardado tanto en darte cuenta?

¿Buscabas una señal? Siempre las has tenido delante. ¿Sabes que ha cambiado hoy? Que por fin eres capaz de reconocerlas.

La pelea

Publicado: 10 julio, 2017 en Reflexivos, Relatos
Etiquetas:, ,

Nacemos, crecemos, vivimos, erramos, aprendemos, caemos, nos levantamos… Todos somos humanos, todos pasamos por ello. A veces dudarás de todo, otras veces creerás que lo entiendes todo y en ninguna de las dos situaciones tendrás razón.

La vida es la pelea que todos tenemos que luchar, en la que tenemos que aguantar los golpes y aprender de las palizas recibidas para llegar a ser capaces de triunfar. En ocasiones, puede parecer que nunca podamos lograrlo pero la realidad tiene marcada para nosotros siempre la oportunidad de lograr el éxito. Cuando llegue, hay que saber aprovecharla.

Un día todo será penumbra y vencerás cuando seas capaz de ver en esa oscuridad la luz, esa llama que te indique donde está lo que realmente persigues, aquello que te hará superar cualquier obstáculo.

Una fantasía puede convertirse en la más bella realidad, un sueño en la más terrible pesadilla pero, siempre, hay que seguir luchando, porque las cosas cambian, el tiempo pasa y nuevas batallas tendremos que librar.

Aprendamos paso a paso, no desesperemos cuando no seamos capaces de ver la meta, porque siempre está, siempre, tan solo tenemos que tener fe en alcanzarla y conseguiremos llegar a ella.

El camino

Publicado: 2 julio, 2017 en Reflexivos, Relatos
Etiquetas:, ,

Siempre ha estado ahí presente, acompañándome en todo lo que he vivido y hecho, silencioso pero permanente, el camino que me lleva a lo que soy.

Mis cicatrices y las heridas que un día me hice cuentan lo que fue de mí, todo lo que pensé que era para mí, lo que logré y que perdí, mientras la vida sigue siendo la forma en que anduve todo este tiempo, yo sigo intentando llegar un paso más adelante.

Nunca solo me sentí, siempre tuve a mi lado el camino, un viejo amigo que siempre ha querido estar junto a mí, enseñándome lo que siempre esperé de mí destino.

No puedo explicar porque lo pasé mal, pude haber elegido no hacerlo, pero todo tiene siempre un motivo y no voy a dudar, siempre tomé las decisiones que he querido, si algo pasó es porque realmente tuvo que haber sido.

Aquí estoy, un poquito más cerca de lo que será al fin, llevado por el camino del mañana para llegar allí, al lugar al que siempre debí ir, ese que sigue esperando por mí, sin importar lo tarde que puedo llegar.

Escava profundo

Publicado: 6 junio, 2017 en Reflexivos, Relatos
Etiquetas:, ,

Cuando parece que has perdido la esperanza, cuando la suerte parece que te ha abandonado, cuando no quedan razones para creer, entonces, en ese momento, simplemente no te puedes dar por rendido, así que escava profundo en tu interior, busca las razones que siempre te hicieron avanzar, busca lo que te ha hecho creer en ti mismo y no pares hasta que te reencuentres con ella una vez más.

No dejes que te den por muerto, no dejes que decidan por ti, no dejes que el mundo te derribe, sé fuerte, encuentra el camino, encuentra las razones que te aporten la esperanza que siempre has necesitado, continúa hasta que consigas avanzar nuevamente.

Cuando los amigos se encuentran lejos, cuando parezca que esté solo, encuentra las razones que has buscado.

Encuentra el futuro, lucha por tu presente, no te rindas nunca, no dejes que la vida acabe contigo, ¡conquístala otra vez!

Busca en tu interior, ahí llevas todo lo que necesitas para seguir adelante.

El tiempo desaparece, como desaparecen tras de nosotros las estelas que hace un momento fuimos dejando, como se borran nuestras huellas en la arena que el viento y el mar van moldeando.

Nosotros estamos disolviéndonos, también somos esclavos del tiempo que, poco a poco, va haciéndonos cambiar, olvidar, dejar atrás miles de cosas que en algún momento fueron importantes.

Es absurdo pensar que todo permanecerá inalterado, que nuestra historia permanecerá en suspenso, porque nada es eterno, toda nuestra vida se basa en el cambio, porque nosotros somos el resultado de todos esos cambios.

Puedes intentar obviar la ansiedad, el miedo, la existencia de eso que quieres evitar pero, lo cierto, es que hay cosas que no se pueden evitar y cuanto antes lo aceptes antes triunfarás.

No hay recreo aparente, siempre estamos en movimiento.