Prefiero quedarme con los ojos cerrados, alargar un poco más esto, seguir haciéndome el dormido, porque lo que me espera al abrir de los párpados es el final de algo que fue bonito y que puede que nunca quede en mi memoria como tal.

Si pudiera me metería en el hielo, me quedaría congelado, dejaría que el tiempo me dejara para siempre en este momento, conseguir que nunca fuera tarde y poder llegar al cielo con la sensación de que he vivido algo importante.

Tengo nuevo secretos, oscuros y brillante, los encuentro al abrir los ojos, me miran desafiantes y sé que no puede durar mucho tiempo, pero es mejor que nada, dentro de poco se volverán en mi contra, se tornarán desafiantes.

Anhelo que esa luz que me trajo lo que ahora siento, nunca se apague pero sé que nada es eterno y que también se marchitará este instante.

Suspiro y contengo un lamento, podría protestar, no sería nada nuevo, pero decido avanzar, a lo mejor es lo que siempre debí haber hecho.

Sí, soy una contradicción, igual conmigo nadie debería perder el tiempo, pero no puedo evitar enfrentar mi realidad con mi sueños, soy así de intenso.

Loco de amor

Publicado: 16 julio, 2017 en De sentimientos, Relatos
Etiquetas:, ,

Estaba demasiado empeñado en crear en fantasías de libro y quería encontrar el amor definitivo, hasta que me di cuenta de que era feliz cada vez que estaba contigo.

Al principio eran miradas, después empezaron las sonrisas y me di cuenta de que cuando estaba ahí, junto a ti, me encontraba bien y así, sin darme cuenta, llegó el amor.

Cada día era una cuenta atrás para verte otra vez y entre papel y papel, minuto a minuto, cada día estaba allí, de nuevo, contigo, siendo feliz, casi como si fuera por casualidad.

Así que, sin más tiempo que perder, te llevé a bailar, saltar y hacer el tonto sin parar, compartiendo esa locura de amor que sabía que crecía entre los dos, sintiéndome desaparecer en tu mirada y buscando ese beso que durara hasta el amanecer.

Te buscaba a cualquier lado, sabía que nunca era demasiado tarde para volverte a ver otra vez y estaba claro que estaba loco de amor y supe que, la verdadera locura, sería no estar loco por ti.

Da igual que sea definitivo o no, lo importante es que me alegraste el destino, dejé de buscar lo que quería para disfrutar de lo que descubrí que amaba.

¿Empezamos hoy otra vez? Me gusta cada día, de nuevo, conquistarte.

No sé de donde viene pero lo cierto es que poco me importa, la veo llegar y siento que su presencia lo cambia todo, hace el día distinto.

Su cabello ondea al viento, su mirada desafía a cualquiera y su llegada ha traído el silencio a esta ciudad medio sumergido en el mediterráneo. Podría coronarla como la reina de Venecia y, con todo, seguiría sin hacerle la justicia que se merece, al menos la que se merece para mí.

Se sienta a mi lado y me sonríe de forma maliciosa.

– Te veo bien.

– Te veo mejor a ti.

– Siempre tan directo.

– ¿Por qué habría de ser de otro modo? Siempre me ha gustado decir lo que pienso y ya soy demasiado mayor como para perder el tiempo.

Me mira fijamente y vuelve a sonreír.

– Hacía mucho tiempo que no nos veíamos.

– Sí, demasiado. Pero, ¿podría haber sido de otro modo?

– Sé, como tú, que no.

Un momento de silencio, breve pero intenso, hasta que de nuevo me mira desafiante.

– Entonces, ¿ahora que se supone que debemos hacer?

No sé porque lo pasas tan mal. Te han llamado personaje ¿y qué? Yo soy mucho más, soy un príncipe de las tinieblas y del mal. ¿Qué más da lo que puedan pensar los demás? Lo importante es saber que uno puede disfrutar y, si disfrutas, lograrás triunfar sobre la mediocridad.

¿Bailas mal? ¿Quién baila bien? Lo importante es divertirse, lo demás da igual, cualquier homínido puede encontrar una forma loca de representar el ritmo que pondrá un Dj estelar, en esta noche que no tiene por qué acabar.

¿Qué es la normalidad? A mí la normalidad me da igual. Si tú me dices Ben, yo digo Affleck, ¿será que vivo en la caja tonta o que siempre quise una vida de telenovela? La verdad es que estoy fatal pero me encanta.

Yo soy un cordero en este pub, ellas son lobas que me persiguen con la mirada y si no es así, ¿qué más da? Pensando así soy feliz y mientras tanto disfruto de las bolas brillantes de las paredes, de los rayos láser que iluminan de color la oscuridad, de ese ritmo que me contagia.

¿Te animas de una vez? Aprende de mí, aprende a que te dé todo igual, porque lo importante no es lo que piensen los demás, es lo que tú quieras vivir. Si quieres ser feliz, debes aprender a que tu manera te tiene que importar a ti y a nadie más y, cuando lo hagas, a todos les parecerás genial.

Leopardo lento

Publicado: 13 julio, 2017 en Descriptivos, Relatos
Etiquetas:, ,

Demasiados pensamientos en mi cabeza, muchos no deberían estar ahí. Hoy es uno de esos días en los que pienso que quizás el mundo no ganó nada con mi existencia. Soy una persona más en medio de esta inmensidad de humanos del planeta, no me siento capaz de hacer la diferencia, de brillar por encima del resto.

Me miro al espejo y veo unos ojos tristes. Me dicen muchas veces que mis ojos son bonitos pero yo los encuentro tristes, al menos hoy.

Parece que todo el mundo tiene algo que decir, que todos tienen derecho a juzgarme pero, lo cierto, es que no me conocen, ¿por qué se atreven a hacerlo? Me siento chica, tan pequeñita que nadie es capaz de verme.

Hoy soy como un leopardo lento, nunca tendré ninguna victoria que haga posible mi supervivencia. Si lo mejor que tengo no es suficiente, ¿qué puedo hacer?

Por la calle los veo mirarme, sé lo que piensan, soy esa chica misteriosa a la que nadie entiende, ni siquiera se entiende ella misma.

Una cancioncilla triste se ha metido en mi cabeza y la tarareo sin darme cuenta. Se pone a llover pero es lo mismo, no me importa ni mojarme.

De repente sale el sol, un sol inesperado y yo miro al cielo sorprendida y recuerdo lo que un día alguien me dijo: todo cambia en un momento y, por primera vez en este día, sonrío, porque sé que es cierto.

Brindo por ti

Publicado: 12 julio, 2017 en Descriptivos, Relatos
Etiquetas:, ,

Hay dos formas de ver la vida. La primera consiste en ver todo como dificultades pero, la segunda, se centra en ver todo lo que eres capaz de encontrar en ella y te hace sonreír. Yo prefiero quedarme con esta segunda, con la que me hace sonreír, con la que me da la posibilidad de sentir que cada día hago algo bien y que puedo irme a dormir sabiendo que puedo ser feliz.

Ahora levanto mi copa y brindo por la vida, brindo por ti, por todas las cosas que haces buenas, por todo lo que haces bien y te hace sonreír y, si me lo permites, también brindo por mí, por todo lo que he logrado, por todo lo que he superado, por todo lo bueno que hay en mí.

Porque esto es una celebración, porque debe serlo cada día, porque siempre hay algo bueno que hace salvar un día, porque siempre hay algo positivo esperando a que lo descubras y poder hacerte sentir bien.

¿Qué más necesitas? Lo mejor es hacer pequeñas celebraciones cada día, que nos alegremos la vida, sentir que cada día seamos capaces se sentirnos un poquito mejor.

Lo quiero para ti, lo quiero para mí, lo quiero para todos, porque si todos los tenemos este mundo será más genial aún de lo que es.