Archivos de la categoría ‘De sentimientos’

Arrecife

Publicado: 19 julio, 2017 en De sentimientos, Relatos
Etiquetas:, ,

Hace tiempo que has cerrado la ventana que hacía llegar el aire fresco a tu habitación. Cerraste tu puerta a cualquier posibilidad de que las cosas fueran distintas, te empeñaste en zanjar la discusión de la peor forma, sin admitir cualquier otra situación. No me dejaste volver a ver tus ojos, no querías que te volviera a ver llorar. Para ti fui como arrecife en tus ojos, aunque en tu corazón fuera un volcán y, por orgullo, quisiste acabar con aquella historia bonita que dejaste sin un buen final, pero, sabes, que algún día nos volveremos a descubrir. ¿Qué harás entonces? ¿Cerrarás los ojos o afrontarás la verdad?

Fuiste capaz de volver al pasado por no querer entender el presente, preferiste convertirme en juez cuando fui yo el juzgado, entender mal lo que hacía por ti preocupado, dejar escapar una buena posibilidad.

Pasarán los años pero no se apagará tu voz y espero, que si aún me recuerdas como en verdad soy, no olvides que te dije que no podías recoger las alas cuando volaras hacia el paraíso que necesitábamos los dos.

Estamos perdidos, los dos. Tú has caminado a la perdición y yo cara a un olvido que no admite mi perdón y por mucho que tengas tus frases preparadas para lo que tengo un día que preguntarte, sabes que es mejor huir de mis ojos porque ante ellos solo te quedará la indefensión.

No quiero esta tranquilidad, no quiero esta paz, no puedo vivir tan solo dejando que la vida se pase sin más, necesito vivir, descubrir, explorar, no puedo quedarme quieto, necesito hacer todas las cosas, necesito ir a todos los sitios, quiero que tú estés, lo necesito, acompañándome a hacer todas esas locuras que somos capaces de decir peor que aún no me hemos hecho.

¿A qué esperamos? Podemos encontrar todos los desafíos que queramos. Podemos vivir bajo el sol, intentando colorear sin quemarnos, podemos ir a la montaña más alta a vislumbrar el blanco más o recorrer aquella duna con olor a sal a descubrir al lado de ese pueblecito del mar que está esperando por nosotros.

Sí, necesito vivir todas las cosas, visitar todos los sitios, ser más y serlo contigo y no dejar escapar la vida a cada segundo, sentir que hago algo especial y que lo hago contigo.

Me da igual donde acabamos, lo importante es estar a tu lado, persiguiendo lo que siempre hemos soñado, no necesito nada más, lo que necesitemos lo iremos buscando, porque contigo tengo suficiente siempre para avanzar. ¿Sientes tú lo mismo?

Quiero que tú estés, lo necesito, lo preciso, porque contigo todo es mejor, eso es lo que siento cuando estoy contigo.

Loco de amor

Publicado: 16 julio, 2017 en De sentimientos, Relatos
Etiquetas:, ,

Estaba demasiado empeñado en crear en fantasías de libro y quería encontrar el amor definitivo, hasta que me di cuenta de que era feliz cada vez que estaba contigo.

Al principio eran miradas, después empezaron las sonrisas y me di cuenta de que cuando estaba ahí, junto a ti, me encontraba bien y así, sin darme cuenta, llegó el amor.

Cada día era una cuenta atrás para verte otra vez y entre papel y papel, minuto a minuto, cada día estaba allí, de nuevo, contigo, siendo feliz, casi como si fuera por casualidad.

Así que, sin más tiempo que perder, te llevé a bailar, saltar y hacer el tonto sin parar, compartiendo esa locura de amor que sabía que crecía entre los dos, sintiéndome desaparecer en tu mirada y buscando ese beso que durara hasta el amanecer.

Te buscaba a cualquier lado, sabía que nunca era demasiado tarde para volverte a ver otra vez y estaba claro que estaba loco de amor y supe que, la verdadera locura, sería no estar loco por ti.

Da igual que sea definitivo o no, lo importante es que me alegraste el destino, dejé de buscar lo que quería para disfrutar de lo que descubrí que amaba.

¿Empezamos hoy otra vez? Me gusta cada día, de nuevo, conquistarte.

Copenhague

Publicado: 5 julio, 2017 en De sentimientos, Relatos
Etiquetas:, ,

Nadie supo que más hacer, la fiesta nos había dejado sin fuerzas y sabíamos que ya no podíamos avanzar más lejos que hasta allí, a nuestro lado del canal. Los restos de la noche eran las huellas de un tiempo vacilante, de la música emitida hasta el amanecer, hasta ese momento en el que esa línea hostil que es el día se empieza a cruzar y entrar en el reino de los mortales.

Una pregunta en el ambiente y tú te has quedado sin solución, esperando que otro te saque del apuro y ese otro soy yo y esta vez no, esta vez necesito que tú seas el desastre.

Alguien dijo que quería descubrir lo que pasó aquí, nadie puede entender el misterio de lo que sucedió entre nosotros dos y yo río sin parar, no hay ninguna otra opción que me pueda hacer sentir mejor. No quiero recordar, quiero vivir con la alegría del que supo triunfar y se quedó con la sensación de que pudo, por fin, ganar en el minuto final.

Sobre el alambre sonó la alarma del reloj. Te miro a los ojos. No sabes contestar. No, no es un punto final, hasta que lo digas esto no se va a terminar. La felicidad está a una palabra de distancia. La respuesta siempre estará en Copenahgue.

Yo sé de ti

Publicado: 3 julio, 2017 en De sentimientos, Relatos
Etiquetas:, ,

Olvida esos miedos tuyos, olvida lo que creas que he juzgado porque si no pudo ser y no fue quizás no se deba a mí.

Venga, no disimulemos, yo sé de ti y tú sabes de mí y por más que te empeñes en hacer que me sienta inepto, eso no es así, y por más que intentes hacer entender que no te importo, todo lo que haces en el fondo dice que no es así.

Lo nuestro no pudo ser, lo comprendo, pero no andes diciendo que fue por mí, porque tú sabes tan bien como yo que lo nuestro era perfecto y eso te daba miedo, te daba miedo no ser suficiente para mí, así que corriste huyendo, pensando que no era el que querías, cuando en realidad lo era y siempre lo seré.

Pudo ser y no fue así, que le vamos a hacer, yo te quise tanto que aún me cuesta pensar en ti, pero sé que hice bien las cosas y que, por tanto, puedo volver a vivir tranquilo, aunque ya no lo haga pensando en ti.

¿Qué quieras que te diga? He caigo en tu telaraña pero no me pienso dejar enredar y es que es verdad, sé que me estoy enamorando  y que para ti de momento es un juego y, con todo, no me vas a impresionar, con tu carita de buena, porque yo tengo también mis inviernos y he vivido unas cuentas cosas y sé lo que puede pasar.

No, no me valen tus encantos, no quiero tus juegos ni quiero seguir soñando, quiero encontrar la verdad que hay entre nosotros y que te pares a pensar en la realidad, porque gustar te gusta jugar conmigo pero piensa, porque no puedes parar de llamarme siempre y de meterme contigo, quizás en eso resida la verdad.

Créeme, yo no entiendo nada, pero sí que tengo algo claro y es que siento algo, lo noto palpitando cada vez que juego con tus labios a ese juego en el que a los dos se nos da por ganar.

Ya basta de vivir así, no quiero seguir pensando cada segundo en ti, te tengo o no tengo y créeme, va a ser que sí.