Archivos de la categoría ‘De sentimientos’

Se sentía como si no sintiera nada, como si no tuviera sentimientos, como si en vez de sangre tuviera hielo en mis venas y, de ese modo, nadie podía darme lo que realmente necesitaba, ese sentimiento que me hiciera sentir de otro modo.

De repente, llegaste tú y, por primera vez en mi vida, sentí que estaba en el mundo realmente, que mi corazón latía en verdad, que había algo dentro de mí que me hacía tan igual como al resto.

Pero las cosas no siempre suceden como uno quiere, es más, raramente lo hacen y me encontré con un final que no era el que yo hubiera soñado nunca.

Así llegamos al ahora y el ahora no puede terminar así, nuestra historia no puede acabar con una simple punzada que haga que me desangre para siempre.

Abrázame fuerte o no lo hagas, quiéreme o no me quieres pero, sencillamente, no me digas primero algo y después hagas lo contrario, porque este sentimiento que recorre mi cuerpo no es falso, es de verdad y esa verdad es lo que ha cambiado mi vida para siempre. No me digas ahora que podemos ser amigos, porque nunca fuimos amigos, lo que siempre ha habido entre nosotros es mucho más que la amistad.

Anuncios

Chaperón

Publicado: 19 noviembre, 2017 en De sentimientos, Relatos
Etiquetas:, ,

Demasiado tiempo escuchando tus problemas y abrazándote para dejar que tus lágrimas salieran sin ser vistas por mí. Demasiado tiempo siendo tu confidente, tu amigo, la persona en la que confías. Demasiado tiempo a tu lado como para no poder sentir nada.

Sigo viéndote como sufres por él y me pregunto cómo no eres capaz de darte cuenta de que nunca te va a convenir, que tienes que estar con alguien que te haga sentir bien, no con alguien que te haga pensar si eres alguien que vale la pena.

Aquí estoy, de nuevo prestándote mi hombro, ofreciéndome a ser tu chaperón, ahora que has decidido que necesitas que alguien esté hoy, cuando lo veas, junto a ti.

En el bar, después, mientras pides algo para los dos, mientras tratas de parecer fuerte, yo te miro detenidamente e intento averiguar, casi desesperadamente, lo que significo para ti. En ese momento tú cruzas conmigo tu mirada y te das cuenta, sí, lo haces y algo cambia en tu expresión de repente, aunque disimulas mirando a la barra.

Sigo esperando, en algún momento te sentarás ante mí y yo me pregunto, si te dijera lo que siento, ¿huirías de mí?

Miau

Publicado: 15 noviembre, 2017 en De sentimientos, Relatos
Etiquetas:, ,

Tú, como otros, creías que lo iba a pasar fatal y, desde luego, no se ha parecido a lo que habías imaginado, porque desde que estoy sin ti me siento genial, por fin gozo de esa libertad que me faltaba cuando echabas tus uñas sobre mi espalda para no dejarme avanzar.

Araño mi pasado, lo dejo irreconocible porque lo quiero olvidar, no quiero pensar en él nunca más y quiero olvidar todo lo que tanto me hizo mal.

Preparabas mi epitafio y yo ya hace mucho tiempo que lo tengo pasado y tan sólo en tres palabras podría decir lo que pienso de ti y los que son como tú, toda una declaración para mi última expresión: ¡Qué os den!

Como un gato con su miau, yo canto esa frase sin parar y cuanto te cruzas conmigo en la ciudad casi me la pongo a gritar y me río mientras tu cara parece estallar, soy el felino canalla que ha regresado para atormentar a todo aquel que pensaba que lo podía cazar.

Gracias por los servicios prestados, vete a chocar con tu coche de atracción barata, con alguno que haya bebido algún cubata y déjame en paz, ni siquiera mereces el tiempo que un día te estuve dispuesto a dedicar.

Besos en guerra

Publicado: 12 noviembre, 2017 en De sentimientos, Relatos
Etiquetas:, ,

Nadie dijo que fuera sencillo, nunca lo podría ser, soy de todo menos fácil y tú no eres mucho mejor.

No creas lo que te cuentan, poca gente sabe ver en mi interior, y por mucho que me dediquen adjetivos, pocos acertarán, porque lo que siento no lo ando contando, por lo que vivo es mi secreto y todo lo que quiero, lo guardo en mi interior.

Nunca dije que no me costara nada, nunca dije que no estuviera dispuesto a tener heridas por conquistar tu corazón y si estos besos en guerra nuestros me hieren, moriré sabiendo que me he ganado el perdón.

No, no tengo tiempo para vivir en el pasado, necesito un futuro y el que quiero pasa por estar contigo, así que créeme, no soy un fantasma, soy de carne y hueso y no me arrepiento de ninguna de mis palabras, porque todas ellas salen de mi corazón.

Ganaré esta guerra para conquistarte, no te dejaré marchar, tienes dos opciones rendirte y aceptarme o dejar batallar para perder un poco el tiempo, porque si hay algo que tengo claro es que soy capaz de conquistar tu corazón.

No importa lo que pasa el resto de los días, cuando llega el viernes todo se siente mejor, todo es mejor que el resto de la semana, porque sé que el viernes estoy enamorado, sé que el viernes veo todo distinto, todo será mejor y da igual el color de los otros días, el viernes siempre tiene el mejor de los aspectos, cualquier viernes puedo ver que la vida es mejor, fenomenal y que hay algo que puedo celebrar.

El sábado espera, el domingo llega siempre en fuera de juego, los lunes siempre asustan, los martes empiezas a verlo todo algo mejor, los miércoles se sienten cansados, los jueves te empiezan a enseñar lo que el mundo tiene reservado para el siguiente día, ese que siempre esperar, el viernes que siempre te hace sentir mejor.

Poco más puedo decir, hay demasiadas historias que esperan por mí para que me quede aquí, sencillamente parado, esperando a contarte lo que aún me queda por vivir, porque son tantas cosas que no puedo mantenerme quieto más, tengo que ir a por ellas y encontrarme con ellas cara a cara, para poderlas sentir.

Ya te veo, me esperas en el quicio de la puerta, con esos ojos felices y esa sonrisa que me emboba y lo puede sentir otra vez, es viernes y estoy enamorado, nada podría hacerme más feliz.

Hace ya mucho lo empecé a sospechar, que habías entrado en mi cabeza y ya no podrías desaparecer nunca más, como si hubiera estado flotando en el espacio y tu gravedad me impulsara hacia ti sin que nada lo pudiera evitar, ni siquiera yo, que aunque lo intentara no lo podría lograr.

Ahora ya no se puede cambiar, tú eres la niña imantada y yo tu polo opuesto que no puede evitar contigo volverse a juntar.

No, ya no existe manera humana de escapar y aunque la hubiera, no la podríamos encontrar, nadie dijo que este, nuestro destino, se pudiera evitar.

Hasta ahora no lo he podido lograr pero contigo sé que lo has conseguido, que eres tú la que esperaba en realidad y me has conseguido enamorar, como nadie nunca lo había conseguido lograr, en alma, en tiempo, en espacio y en pasión.

No había nadie y ahora estás tú y ya no hay precipicio alguno que nos pueda separar, da igual que nos separe un mundo, ya no podemos caer más, si nos tiran volaremos y llegaremos mucho más alto de lo que soñamos jamás.