No volveré

Me arrastró. Fue un flechazo… pero uno con punta envenenada. Al principio fue perfecto, el sueño que siempre había esperado, escuchando palabras que yo creía sinceras, palabras que siempre había esperado. Pero no, aquello no era realidad, el tiempo se encargó de demostrarlo.

Demasiados sueños prometidos, demasiadas mentiras de los mismo labios que al principio me resultaron dulces y después me sabían amargos.

Te quería demasiado pero abrí los ojos a la realidad, tú hiciste que pasara, tú, con tus palabras vengativas sin razón, me hiciste chocar de bruces contra la realidad.

Sin embargo todo pasa y aunque me dolió mucho tiempo al final me curé de ti y ahora cuando, pocas veces, te encuentro, lo puedes ver en mi mira, la determinación de una promesa hecha a uno mismo.

No, no volveré a seguir tus pasos. Todo lo que me atrae de ti ahora hace que sienta repulsa. Ojalá algún día te cures de esa enfermedad que te hace necia a los ojos del que quiere ver la verdad pero, aún con ellos, jamás volvería a estar a tu lado, demasiado daño injustificado que un perdón nunca podrá curar.

Anuncios

Bailo

De noche despierto y sé que no puedo hacer otra cosa que buscarte. Miro en mis armarios y encuentro olvidadas capas negras de tiempos lejanos. Río un buen rato, ya no se llevan los murciélagos en las películas de terror.

Pido un gym tonic en la barra de un pub, bailo de forma extraña en cualquier lugar y me pregunto que se sentirá viendo desde un tejado el día llegar, ese momento que siempre ha sido mi condena y que estoy destinado a nunca disfrutar.

Soy un ser extraño, voy al revés de los demás. Recuerdo tu cuello cuando mis marcas de colmillos en él quería dejar. Ya ha pasado demasiado tiempo y aquí sigo, recordando aquella noche.

Me pregunto si esto es normal, si sentir para mí no debiera estar prohibido pero lo cierto es que a mí si me late aún el corazón.

Soy un vampiro extraño que dice que busca amor, quizás tenga algún tipo de adicción a esa sangre tuya que me cambió.

El embrujo

No debí haberme callado, debí haberle dicho la verdad, lo que sentía sin más, no me debió dar apuro confesar que la amaba de verdad, pero me callé y la vi marchar y me perdí un tiempo valioso que ya no voy a recuperar, tiempo en el que ella se marchó y ya no la pude recuperar, al menos hasta ahora.

Me pregunto si puedo hacer algo más, si puedo mantener el embrujo que la hace suspirar cuando le digo algo bonito y si la podré conquistar, cada día un poquito más, para no perderla nunca más y no tener que sentir el tiempo perdido.

No, no quiero ser su amigo nunca más, quiero ser mucho más, no me voy a conformar con mentiras que jamás van a funcionar, quiero que entienda la verdad, esa que trata de evitar, aún a sabiendas de que está ahí, sintiéndola cada día, encontrándola a cada momento.

No, no voy a volver a ser un cobarde, tendré el amor que tanto me merezco, ese que ella también quiere para los dos pero no se atreve a mostrar, por miedo a fallar una vez más con aquello que más desea.

Ahora y en la hora

El ritmo de vida no es el de una función, es el de una revolución, mi motor se ha acelerado y tengo miedo de saber que sucederá cuando se apague, quizás ya no vuelva nunca a funcionar o quizás arranque de nuevo solo a una nueva aventura para uno o tal vez para dos.

No puedo evitar tener miedo al final de mi felicidad, así que rezo a mi Dios, no a ese de unas escrituras antiguas, sino a aquel en el que creo yo. Ahora y en la hora en la que siento que ha llegado mi hora, me pongo a su disposición, quiero que me explique si aún tengo energía para un nuevo rock, para una nueva aventura, en la que pueda, aún más, ser yo.

Este es un lamento, también es una afirmación, puede que incluso, sea una celebración, no me arrepiento de nada, me gustó todo lo que pasó, lo bueno y lo malo e incluso lo mejor, todo, absolutamente todo, fue mi decisión.

Dinero, pastillas, alcohol, póquer, apuestas y rock, una vida con banda sonora, un diablo que a su ángel venció.

Maravilloso

Algunos buscan la tranquilidad, estar en un entorno calmado, solos, lejos de cualquier molestia. Para mí eso es imposible, necesito sentir gente a mil alrededor, necesito sentir vida, ruido, incluso si a veces me molesta, tráfico lento y gente sentada en los bares una tarde entera.

Yo soy de los que le gusta vivir en la ciudad, encontrar una oportunidad para hacer cualquier cosa extraña, encontrar, de vez en cuando, unos cuantos metros cuadrados en los que puedas dormir o hacer el amor.

Para mí es maravilloso el bullicio de la ciudad, que no te conozca todo el mundo y chocarte de repente con una extraña que puede ser tu nuevo amor.

Quizás, ahora que todo ha cambiado, ahora que todo se pone complicado, necesite sentir aún más ese bullicio a mi alrededor, saber que existe fuera un mundo lleno de gente que también lo tiene complicado, que también se empeña en buscarle sentido a una vida que a veces te da una de cal y otra de arena.

No, no tengo chimenea, a veces me falla la calefacción pero no me importa, sé que esta es mi vida, que esto es lo que siempre quise, que para mí esto es lo mejor.