Un recordatorio

Publicado: 25 febrero, 2017 en Reflexivos, Relatos
Etiquetas:, ,

Los oigo y no puedo entender quién se creen que son para pensar en lo que los demás tenemos que creer que está bien o está mal. Se creen poderosos por estar en un sillón, quizás en una bonita habitación en la que muchos estuvieron antes que ellos, gobernando los designios de un mundo que está lleno de gente de la que nunca van a saber nada.

Esto tan sólo es un recordatorio a esta gente, un recordatorio de que las personas somos mucho más que números, que fronteras, que países, que razas o sexos, que todos tenemos corazón y cabeza, que tenemos deseos y anhelos y que nadie debería cortárnoslos tan sólo por haber nacido en un lugar en vez de otro.

¿Es tan difícil hacerlo bien? Quieren hacernos creer que este mundo está cada vez más podrido cuando, en verdad, lo único que pasa es que quiere ganar la batalla el egoísmo, ese que nos lleva a todos ser infelices para que algunos disfruten más.

No quiero un país más grande o un mayor poder para algunos, quiero que todos crezcamos y no volver a tener que pensar en la suerte de haber estado en uno u otro lado cuando decidieron darnos la vida.

un-recordatorio

Perdí mucho tiempo en superar lo nuestro, me eché las culpas por no haber sido capaz de no ponerte de primero y aquí estamos ahora, después de tanto tiempo, tú volviendo a mi vida diciéndome lo que te tuve que querer y yo aquí, viviendo tu misterio, pensando si no me vendría bien este mundo que teníamos por medio.

Más de mil días sin mirarnos, sin palabras de por medio, tan sólo una carta en la que decir que nos amamos sin querernos y un montón de lamentos que llegaron sin ni siquiera un te quiero.

¿Cómo te atreves a volver ahora, cuando ya había conseguido aprender a vivir sin ti?

Hubo demasiadas mentiras por medio, no de las que se inventan, sino de las que se inventan cuando uno quiero alcanzar su sueño.

¿Por qué has vuelto para revivir lo nuestro? Había aprendido, por fin, a aceptarme en la soledad del silencio. Vuelvo a sentir mi corazón, ya había aprendido a vivir sin sentir esos latidos de locura que me provocabas cada vez que nos veíamos.

como-te-atreves

Fría

Publicado: 23 febrero, 2017 en De sentimientos, Relatos
Etiquetas:, ,

Ni una razón de peso, ni siquiera una verdad revelada, un montón de excusas y tan sólo algo cierto, tu lejanía.

No fue un darnos un tiempo, ni siquiera lo llegamos a hablar, de repente, sencillamente, ya no estabas y no había forma de recuperarte y yo, incrédulo, no sabía qué hacer ni que pensar, porque todo mi mundo se unía sin solución.

Ahora eres fría, tan fría que hielas mis huesos, tan fría que no pareces la misma chica que me hacía arder, sino una sombra incierta que nunca me dará esa palabra de cuatro letras que se empeñaba en brotar cuando estaba a tu lado.

Supongo que ya nada tiene remedio, supongo que aquello que hacía subir la temperatura cuando estábamos juntos se murió y por eso eres así ahora, fría como el hielo conmigo, como si nada hubiera importado y nunca hubiera sido nada para ti.

Ya no tiene remedio, supongo que tendré que dejar morir lo que sentía por ti, porque no tiene sentido en buscar a alguien que te ha dejado de lado para siempre.

fria

Miro la luna y recuerdo cuando tú me decías que querías verla conmigo. Se siente raro pensar en eso ahora pero algo dentro de mí me hace pensar en ello, quizás la certeza de que estaba equivocada cuando te dije que no te quería, porque, realmente, lo que me pasaba es que te quería demasiado, pero eso no lo entendía entonces, lo entiendo ahora, cuando estoy deprimida y tú demasiado enfadado como para querer hablarme.

¿Qué pasaría si reconociera mi error? ¿Qué pasaría si te dijera que en verdad yo puedo ser la indicada para ti?

No tengo derecho para pedírtela pero sé que puedo hacerte entender que ya no volveré a decepcionarte.

Te metiste dentro de mi mente, me mirabas a los ojos y me ponías nerviosa, me decías la verdad que no quería escuchar y me dolía y, ahora entiendo, que todo lo que hacías era porque me querías, no por ninguna otra cosa, jamás para hacerme daño, tan sólo para hacerte mejor.

Pero, ¿qué debo hacer? ¿Debo lanzarme por ti de nuevo?

ser-la-indicada

Sientes que todo el mundo tiene más importancia que tú, que has quedado relegado a un sempiterno segundo lugar, que te han dejado en un rincón, abandonado sin explicación ni posible justificación, como si fueras un apestado que no pudiera llegar a nada más de lo que ellos quieren pensar.
Eres como la bruma y esta es la canción de bruma, la que narra todos tus desaciertos, todos tus errores y tus lamentos, ninguno de ellos justo, porque en verdad eres mucho más de lo que puedes imaginar, ninguno de los que te ha herido podrá llegar nunca a brillar lo que eres capaz de brillar tú en este mundo de oscuridad.
Deja de andar a tientas, déjate llevar por quienes saben que eres lo más cercano a la magnificencia, no te dejes envolver a en la niebla que te rodea, conviértete en mucho más que esa tierra yerma que pisas todo el día, ese rinconcito de tu planeta que no quieres abandonar.
Ya no eres bruma, eres mucho más, levántate, sal al sol, ya nadie podrá, jamás, volverte a engañar.

Canción de bruma

Más allá

Publicado: 20 febrero, 2017 en Reflexivos, Relatos
Etiquetas:, ,

Alguien me dijo que fuera con más calma, que lo que uno ve no siempre es lo que en verdad está sucediendo. Ese alguien tenía razón, me equivocaba otra vez pero no hay aventura que no conlleve un riesgo.

Quería más allá, quería encontrar lo que siempre quise sentir y quise que ella me lo diera pero, en realidad, fue otra equivocación, otras más a unir a mí ya largo historial de errores.

Con todo, no puedo dejar que este que siento se quede dentro, no estoy perdido, sé exactamente lo que quiero y aunque otros no lo sepan, ese no es mi error, mi único error no es comprenderlo antes.

Puede parecerlo pero no estoy roto, no estoy hundido, no estoy quebrado, estoy muy vivo, más que cualquiera otra vez, porque ahora sé quién soy en verdad, tengo aún más claro que sentimiento quiero.

No estoy cansado, puedo avanzar, quiero que me lleves a ese lugar que está más allá de nuestro mero entendimiento.

mas-alla