La receta

Publicado: 22 septiembre, 2017 en Reflexivos, Relatos
Etiquetas:, ,

Demasiado tiempo mirando a los demás para entender bien lo que era la felicidad y, cuando lo dejé de hacer, empecé a encontrar la receta que me la daría a mí y es que la única forma de saber a qué sabe vivir de verdad, es probarla sin esperar nada más de lo que tú puedes lograr, una sonrisa, un poquito de locura y un poco de alegría contagiosa y nada más.

Las penas y tristeza no valen, aquí lo único que da sabor son los buenos momentos y esa locura contagiosa que es disfrutar de lo que es importante.

Tienes todo lo que necesitas, tienes todo en tu vida para pintar el lienzo en blanco que es tu felicidad. No pierdas el tiempo, los colores que te gustan los tienes ya. ¿Qué importan lo que los demás piensan? Lo importante es lo que tú crees que vale la pena, así que coge las riendas, dirígete al lugar al que debes llegar.

No, piensa menos en los otros y piensa en lo que tú siempre quisiste experimentar. Vive tu vida, disfruta al máximo, sigue adelante, haz lo que te gusta y descubre la pasión de hacer lo que siempre has querido y que nadie te podrá negar.

Esta es la receta que siempre funciona, no busques ninguna otra, ¡hazla realidad!

Anuncios

De repente no verte más, encontrarme con que saliste corriendo sin más y leer, en palabras escritas y no dichas, un montón de cosas que quizás ya no valgan la pena recordar y volver a empezar, a encontrar todas esas cosas que de pronto ya no están.

Sin embargo, aquí estamos otra vez y como ya entendí la primera vez, tenemos que recurrir a los abrazos que quedan para que no escapes otra vez, para no dejar que el miedo vuelva a recorrer esa mente tuya tan compleja.

Espera por los besos que nos faltaron, dame los abrazos que has guardado y esta vez no tendrá que acabar como aquella vez, somos distintos, yo ya perdoné y tú sabes que ahora sí vale la pena.

Mira, ahí está, sigue en la pared, aquel mensaje que me dejaste y que ahora quizás debamos pintar. ¿Sigues pensando igual o has cambiado ya? Ahora lo que digamos cuenta por dos, porque por dos será lo que digamos.

La vida no espera y aquí estamos, otra vez, ninguno es como era ayer y puede que ahora sí sepamos llegar al lugar que nos merece la pena.

Nos conocemos desde hace mucho tiempo, tanto que pasamos de ser niños a adultos y de vivir de sueños a vivir una realidad que, a veces, nos permite soñar, pero, hace tiempo que no nos vemos tanto, la vida nos ha querido alejar, que nunca separar. Ahora que veo otra ola llegar a la orilla de este mar, espero que aceptes mi invitación, de venir hasta aquí, tomar algo y dejar el tiempo correr, porque eso es lo que es más importante para mí, saber que estás ahí, aunque sea para no hacer nada.

Puedes confiar en mí, nunca dejaré que te quedes sin el apoyo de nuestra amistad, siempre tendré una palabra o un silencio preparado para ti y aunque a ti te guste hablar y a mi escribir, no quiere decir que no nos entendamos, la realidad es que siempre lo hemos hecho y espero que sea siempre así y que cuando sigamos juntándonos no dejemos de sonreír, sabiendo que siempre estaremos ahí, yo para ti y tú para mí.

Espero pronto poder verte, saber más de ti, ponernos al día en cinco minutos, reírnos de lo que nos fue mal y disfrutar de lo que nos va bien, sabiendo que siempre que estemos juntos, todo volverá a la normalidad y que no habrá tiempo que nos haga olvidar lo importante que siempre será nuestra amistad porque, créeme, mi vida, sin ti, no sería igual. Por eso, confía en mí, siempre estaré ahí.

Al beso siguiente

Publicado: 19 septiembre, 2017 en De sentimientos, Relatos
Etiquetas:, ,

No puedo decirte lo que debes o no debes sentir pero te puedo explicar que nadie dice adiós sin más, que nadie le dice a su corazón que no necesita a alguien, así, sin más, porque no es verdad, porque cuando quieres no puedes pasar sin más y si es verdad, es que mentías cuando hablabas pero, lo que no puedes, es mentir al besar y sé que tus labios aún esperan al beso siguiente. Así que aquí estoy yo, esperando la verdad, no la que le puedes decir a todo el mundo, sino la verdad que escondes, la que te hace actuar de esa manera extraña, haciendo sufrir a los que te quieren.

Aquí estoy, una vez más, dejando el rencor de lado, trayendo el viento que te hará despegar una vez más, hacer que a tus alas les pase el miedo a volar, ese que no quieres reconocer tener, plegándolas sin más, para que nadie pueda verte.

No, no quiero esperar, quiero esa realidad que vi en nosotros y que sé que existe por mucho que me hayas hecho dudar. No, no vamos a jugar más, dentro de ti sé lo que se mueve y aunque me digas que no me quieres nada, sabes que mientes y mientes más cuando rebotas de uno a otro solo por no hacerte pensar.

Aunque se pierda la ilusión, siempre quedarán las estrellas y esa luna que tanto nos contaba sigue ahí, esperando por los dos, esperando que tú te des cuenta de lo que en tu interior llevas.

Desde las nubes

Publicado: 18 septiembre, 2017 en De sentimientos, Relatos
Etiquetas:, ,

No es tan difícil, lo único que hay que tenerlo es claro y después dejarse llevar. Pronto sabrás si es realidad o invención pero yo tengo bien claro que cualquier cosa puede pasar, porque desde que te he visto sé que tu mirada es capaz de hipnotizarme sin remedio y que querré darte siempre un trocito de esa felicidad que, tan esquiva, de mí siempre pretende huir.

Hoy, desde las nubes, siento que soy capaz de volar y, desde aquí, tan alto, veo tu luz que me indica donde debo aterrizar para recogerte y echar a volar aún más alto, llevarte a donde nadie será capaz de llevarte nunca más.

Siempre he sido así, uno de esas personas que aunque abra los ojos sigue siendo capaz de soñar, ¿quieres hacer conmigo de este sueño una realidad? Sé que lo podemos lograr.

Cada historia necesita un final pero la nuestra tiene demasiado que contar, aún acabamos de empezar y yo sólo pretendía cada día contigo despertar y cuando llueve hacer de la lluvia un festival.

¿Me acompañas en esta locura? No quiero dejar de ser así. Yo seguiré contando los segundos que me faltan para cogerte de la mano y no volver a soltarte nunca más.

Aquí tienes, unas pocas letras pero yo sigo esperando poder escribir toda una historia para ti y para mí.

Calcetines

Publicado: 17 septiembre, 2017 en Descriptivos, Relatos
Etiquetas:, ,

Lo observa otra vez bien. No hay remedio, se ha vuelto a poner calcetines desparejados. No es que se equivoque, lo hace aposta. Yo se los dejo equivocados, el los mezcla, dice que mezclar está bien y no puedo hacer otra cosa que sonreír.

Él no está equivocado, los demás no lo hacen bien, tiene una forma diferente de ver el mundo y no seré yo quien le diga que no está bien. Me encanta que sea fuerte, que me de esos abrazos grandes, que me haga preguntas, que me haga más fuerte al ver de lo que es capaz, el que hace que cuando me enfado con él se me pase pronto, porque enfadarse con él no está bien.

Es mi mayor tesoro, mi mayor regalo, lo único más importante que mi propio ser. Es el fruto de mi corazón, mi gran legado que nunca me para de sorprender.

¡Qué demonios! Dejaré que lleve los calcetines desparejados, poco importante es eso cuando veo la clase de persona que va a ser.

Decide, mi pequeño, siempre lo que quieres ser, no dejes que nadie te diga que estás equivocado, corre de esa forma tan tuya, persigue tus sueños y no los dejes nunca de creer. No te quedes callado, sigue cantando, dame esa mano y nunca dejes de soñar.